sábado, 31 de marzo de 2012

Hipocresía

La mirada siempre guarda los mejores secretos, aunque algunas parezcan tan gastadas y con una falta luz impresionante, como si jamás hubieran tenido la más mínima chispa.
Pero la boca, ese extraño objeto que esta lleno de palabras equivocas, sin razón, sin la más mínima coherencia, palabras que sólo salen porque el lugar de donde provienen no tiene espacio para ellas, esas mentiras que entran a oídos extraños, sin saber lo máximo que pueden desbordar, el mundo entero es una de las grandes mentiras de la humanidad!!


Así funciona todo y todos, con una máscara que pocas veces deciden quitar de su cara, para jamás salir del libreto en donde muchos prefieren adentrarse para no darse cuenta de lo real que es el dolor de vivir fuera de la hipocresía. La gente real ya no existe, ahora sólo hay intentos de personas luchando por dibujar una sonrisa falsa en su máscara.


Por eso me gusta bloquear mis sentidos, para que no entren las falsas palabras que suelen nublar las miradas, por eso me encanta tapar mis oídos, pero jamás mis ojos, porque los mios aún deslumbran tanto, un poco más que el sol, sólo necesitan quitarse la máscara para que no se distorsione la percepción, porque ver una mirada limpia sin una sonrisa pintada es una gran experiencia que sólo las personas reales, esas verdaderas consiguen.......VIVIR